Argentina Bolivia Brasil Chile Colombia  Costa Rica    R Dominic Ecuador El Salvador Guatemala Honduras Nicaragua Panamá Paraguay Peru
9.500 1.805 954,00 276 781.242 262.298,1 Ver más 386 Ver más Ver más Ver más Ver más 658.75 2.041.123 930.00
475 262 285,63 468 262 476   386      

 

658.75 371.11 282.00
 

Latinoamérica

Un nuevo liderazgo para un mundo turbulento

Federación Interamerciana de Asociaciones de gestión humana - FIDAGH

 

Por: Luigi Valdes Buratti, Director General Fundación para el Impulso de la Innovación y la Creatividad - México
 
El mundo donde las empresas tenían un futuro seguro, confiable y predecible se acabó. ¿Qué sucedió con las empresas que hace unos años se consideraban exitosas e inclusive eran estudiadas como “modelos a seguir”?

 

La respuesta es compleja y multifactorial: tecnologías disruptivas, nuevos e inesperados jugadores, la aparición del mundo digital, los negocios de las economías compartidas, la invasión de los millenials, el internet de las cosas, los ciudadanos globales, sólo por mencionar algunas, dejaron fuera de competencia a empresas miopes que nunca vieron venir la “ola del cambio” y se ahogaron en un mar de incertidumbre y movimientos violentos.
 
Un punto de quiebre lo dio la aparición de internet. La red de redes democratizó el conocimiento y lo hizo accesible a toda la población. Si antes la ventaja era poseer el conocimiento, ahora es encontrarlo y sacar el mejor provecho de él. Esa es la nueva regla del juego.
 

Todos estas variables hicieron que algunos “líderes” empresariales se equivocaran en su visión del futuro y destruyeran a sus propias empresas. Por ejemplo, Nokia nunca visualizó el potencial éxito del Smartphone; Olivetti no le apostó a la computadora como sustituto de su legendaria máquina de escribir; las empresas que vendían CD´s no alcanzaron a entender que un pequeño aparatito, llamado ipod, pudiera almacenar más de 10,000 canciones y menos aplicaciones con streamings donde puedes escuchar la música que quieras por una pequeña renta mensual. 
 
Kodak prácticamente quedó fuera del mercado con la aparición de la fotografía digital (tecnología que ellos mismos inventaron y no usaron). 
 
Blockbuster, el rey de la renta de películas con sus exageradas penalidades por retrasos en la entrega, pudo adoptar una nueva tecnología llamada “streaming”. Años antes un pequeño competidor le ofreció una alianza para comercializar esa nuevo invento a lo cual el otrora gigante rechazó. Esa pequeña empresa años más tarde invadiría el mercado con el nombre de Netflix.   
 
Un empresario mexicano, líder en la venta de zapatos por multinivel con más de 300,000 vendedoras que se comercializan por catálogo con el nombre de Calzado Andrea, rechazó asociarse en la década e los años noventa, con 3 jóvenes soñadores que le presentaron un nuevo producto que consistía en vender zapatos de plástico a 30 dólares. “Nadie en su sano juicio compraría unos zapatos de plástico a ese precio” comentó. Con ese pensamiento equivocado rechazó a los creadores de los exitosos Crocs. El futuro tocó a su puerta pero nunca le abrió.
 
La soberbia y la arrogancia de algunos líderes nubló su visión del futuro errando su dirección con resultados catastróficos para sus propias empresas.
 
Con estos antecedentes ¿Qué habilidades necesitan desarrollar los líderes en todos los niveles para poder dirigir y llevar a sus empresas a un futuro con posibilidades de éxito?
 
Antes de enumerar las habilidades deseables en los líderes que crean futuro es importante responder a la añeja pregunta ¿Qué es un líder?
 
Después de analizar más de 1,000 definiciones se llegó a la conclusión de que un líder es una persona capaz de influir. Entonces cada persona es potencialmente un líder y depende de sus características personales, naturales y aprendidas, para poder influir sobre su entorno. 
 
Es lógico que entre más arriba esté en la organización y más responsabilidad tenga su nivel jerárquico más poder de influencia tendrán sus decisiones.
 
Por otra parte, ya no podemos hablar de líderes organizacionales regionales. No importa si trabajas en una empresa dominicana, mexicana o latina, normalmente compites contra empresas internacionales, entonces tenemos que hablar de líderes globales.
 
Entonces enlistemos algunas de estas habilidades:
 
Habilidades Básicas:
 
1. Conocimiento personal profundo. La base de todo liderazgo es el conocimiento interno de un líder que lo llevará a ser congruente entre lo que piensa, lo que siente, lo que dice y lo que hace. No hay nada que desmotive más a un equipo de trabajo que un líder incongruente. 
 
2. Crear una visión real y posible para luego compartirla con sus seguidores. Lo que más une a un grupo humano es la visión compartida. Es ese puente entre el hoy el mañana. Es ese lugar donde juntos queremos ir. Es el camino desde donde estamos y hasta a donde queremos llegar.
 
3. Selección y desarrollo de colaboradores. Elegir a las personas que viajarán con el líder en el logro de la visión es fundamental. Seleccionarlos y luego desarrollarlos es la tarea básica del líder. Los resultados son por y a través de la gente. El liderazgo es ante todo un fenómeno dual; sin seguidores no hay líder. Obtener lo mejor de cada uno de ellos es su misión. La alineación entre los valores de un líder y el de sus seguidores es crítica en el quehacer diario de la organización. 
 
4. Comunicación efectiva. Un líder debe ser un gran comunicador, tanto verbal como no verbal, tanto presencial como a distancia. Curiosamente una de las grandes deficiencias de algunos líderes se encuentra en este terreno.  
 
Si el mundo es cada vez más complejo e impredecible, a las habilidades básicas hay que agregarle ciertas habilidades complementarias que ayudarán a los líderes de las organizaciones a ser más competitivos.  
 
Habilidades para la Competitividad:
 
5. Manejo de equipos interdisciplinarios. Una de las fuerzas de muchas empresas es la diversidad. El manejo de personas y equipos de muchas y variadas disciplinas pude convertirse en una ventaja competitiva. Si antes se contrataba gente con habilidades técnicas como la base, ahora la atención se centra en otras habilidades como manejo de redes sociales, interés personales diversos, logros sociales, administración emocional y sobre todo actitud.
 
6. Administración estratégica. Como el futuro puede ser tan inesperado y sorpresivo un líder tiene que estar preparado para crear organizaciones listas para cambiar a la menor provocación. A veces no se pueden controlar todas las variables y sobresaltos que surgen en el entorno, pero si se puede controlar la manera como reaccionamos ante esos cambios.
 
7. Administración de la tecnología. El mundo es cada vez más tecnológico. Se están desarrollando tecnologías en cualquier lugar del mundo y en todos los campos de la ciencia al ritmo de una por segundo. El líder tiene que estar al pendiente de esas tecnologías que puedan cambiar el mapa de competencia de su empresa y/o de su sector.
 
8. Administración emocional. Un líder es también un administrador de emociones y de valores. El mundo complejo en el que nos estamos moviendo y la incertidumbre que provoca crea ansiedad, frustración y miedo en nuestros colaboradores. El líder debe mostrar solidez en ese aspecto sobre todo para encausar las emociones destructivas en emociones de crecimiento y aspiración. 
 
9. Innovación y creatividad. La mejor manera de enfrentar el futuro es crearlo. La creatividad es el arte de encontrar conexiones ocultas; la invención es la capacidad de desarrollar nuevos productos y servicios a partir de esas conexiones; mientras que la innovación es encontrar un mercado o un cliente para esas invenciones. Un líder tiene que provocar acción en esos tres ámbitos.
 
 

 

Haga usted una evaluación de estas habilidades y pregúntese: ¿Está usted preparado para el FUTURO?